Mercado Libre

“…Nunca fui el “obvious choice” para ninguno de los roles que he tenido, pero siempre hubo un líder que apostó a mi potencial, que creyó en mi…” Así empieza Sean a contarnos su historia.

Para conocerlo un poco más:

Sean Summers está con un pie en sus 40 años (pero todavía no ve signos de alguna crisis existencial).  Felizmente casado y padre de 4 pequeñas criaturas.  Fanático de los deportes, sobre todo el futbol, el rugby y el tennis.  Goza y sufre con Boca (en partes iguales), el Barsa lo hace disfrutar un poco más.  Licenciado en Administración de Empresas de la Universidad Católica Argentina, obtuvo su MBA en el Stanford Graduate School of Business.  Tuvo la suerte de ingresar a Pepsi Bebidas Argentina siendo muy joven y allí desarrolló gran parte de su carrera profesional en el área de Marketing.  Con Pepsi Bebidas se fue a México y luego de su MBA se unió a Pepsico United Kingdom, primero como Director de Marketing en Snacks y luego en Quaker & Tropicana.  Estando en UK decidió probar suerte “vendiéndole té a los ingleses” y la emblemática marca Twinings le dio esa oportunidad.  Hacia fines del 2012 MercadoLibre le dio una oportunidad única: volver a Latino América a manejar la plataforma de comercio electrónico más importante de la región, como su VP Marketplace.  Actualmente está disfrutando cada minuto de esa aventura.

•             ¿Qué fue lo más sorprendente que te pasó en tu carrera?

Lo más sorprendente de mi carrera (y una constante en la misma) ha sido cómo otros se han jugado por mí, dándome oportunidades de crecimiento.  Desde que comencé a trabajar en Pepsi Bebidas Argentina a los 20 años he tenido la suerte de trabajar para Managers que me desafiaron, me enseñaron y me dieron oportunidades de demostrar mis capacidades.  Considero que nunca fui el “obvious choice” para ninguno de los roles que he tenido pero siempre hubo un líder en Pepsico o un “Hiring Manager” en Twinings y MercadoLibre que apostó a mi potencial, que creyó en mí.  Incluso la gente del Stanford Graduate School of Business me permitió acceder a su Programa MBA cuando había razones para darle ese lugar a otra persona.  Es verdad que uno “hace su suerte a través del esfuerzo” pero también necesitamos que las condiciones externas sean favorables.

•             ¿Cuál/quién es tu fuente de inspiración como líder?

Mi padre.  Hemos sido pareja en tennis, he trabajado para él, hemos sido socios, ha sido un mentor a lo largo de mi carrera y tenemos una gran amistad.  Cuando tenía 12 años, comencé a trabajar como su “cadete” durante los veranos.  Desde entonces ha compartido conmigo sus experiencias como Manager en una multinacional y las lecciones que aprendió de cada una de esas situaciones.   Estas charlas a lo largo de los años me permitieron visualizar y entender desde muy temprano edad muchos de los desafíos de liderazgo que podría llegar a enfrentar más tarde en mi carrera.   Las “50 Lecciones de Management del Viejo” (como las denominamos entre los hermanos), han sido muy valiosas para mi desarrollo como líder.

•             ¿Qué valor le das vos a la diversidad a la hora de formar equipos?

A la hora de armar equipos, creo que es muy importante rodearse de gente que sea mejor que uno  y que traiga puntos de vista diferentes.  En la diversidad de pensamientos está la riqueza del debate y es de allí donde surgen las mejores ideas.  Si miro hacia atrás en mi carrera, me cuesta identificar casos específicos en donde yo haya traído la solución a un problema.  Creo que mi aporte más valioso ha sido identificar a los individuos que podrían contribuir a entender mejor el problema que enfrentábamos y luego fomentar el intercambio de ideas para llegar a la mejor solución posible.   Uno tiene que dejar de lado sus miedos y su ego para darse cuenta que el estar rodeado de gente mejor que uno mismo es un gran desafío intelectual y es la fórmula para el éxito del proyecto o emprendimiento.  Esto es lo que, en gran medida, me hace ir a trabajar todas las mañanas con una sonrisa y con las mismas ganas que el primer día.

•             ¿Cuál es el mejor recurso para generar innovación a la hora de pensar un proyecto?

Hay que darle a la gente la posibilidad de desafiar el “status quo”.  No puede haber innovación si no existe una cultura en donde “no hay vacas sagradas”, una cultura en donde no sólo se permite sino que se incentiva la búsqueda de nuevas y mejores formas de hacer las cosas.  La innovación no se limita sólo a desarrollar nuevos productos o servicios sino también a pensar nuevos procesos internos, a crear nuevos canales de comercialización, a definir nuevas estructuras organizacionales que mejor se adapten a la realidad del negocio.  Y esto sólo puede ocurrir si se permite que la innovación venga de cualquier lado de la organización.  Hay que permitir el debate entre iguales, dándole la misma importancia a la palabra del CEO o a la del operador de Atención al Cliente.  Nadie es dueño absoluto de las nuevas ideas.

•             ¿Cómo creés que evolucionará el mercado del e-commerce en los próximos años?

Muy difícil de predecir.  Creo que cualquier predicción que haga probablemente “se quede corta”.  El e-commerce está revolucionando el comercio en la región y todavía quedan “muchos minutos de partido”.  El ritmo de cambio y de innovación es impresionante.  En MercadoLibre estamos siempre en estado de “beta”, siempre estamos pensando si existe una mejor manera de facilitar la interacción entre compradores y vendedores.  Y alrededor de este mercado de retail, hay muchos otros mercados muy grandes que están siendo “disrupted” o que lo serán muy pronto (el financiero, el de logística, el de infraestructura tecnológica, el de publicidad).  Ya en los ojos de muchos compradores no existen diferencias entre el mundo online y el mundo offline.  Ambos son parte importante del mismo proceso de decisión de compra.  MercadoLibre está muy bien posicionado para ser el “puente” entre ambos mundos.

•             ¿Qué trajiste en la valija de tu experiencia profesional en el exterior?

Infinidad de experiencias, las cuales me han ayudado a crecer como persona y como profesional.  La posibilidad de vivir y trabajar en el exterior es algo que le recomiendo a cualquiera que tenga la inquietud.  Es una manera de salirse de la zona de confort, de conocer nuevas formas de pensar y de trabajar, de desafiarse y de probarse a uno mismo que  puede hacer las cosas bien fuera de su hábitat natural.  En lo personal ha sido una experiencia muy enriquecedora para mi mujer y mis hijos.  Vivimos en un mundo cada vez más globalizado en donde las fronteras son cada vez más borrosas; es muy necesario poder adaptarse e interactuar con otras culturas, otras formas de pensar y de trabajar.  Hoy en día me siento más preparado para enfrentar nuevos desafíos en ambientes desconocidos; me generan inquietud pero no ansiedad.

•             ¿Qué aprendizajes te dejaron los países del primer mundo, y cuales los emergentes?

De los mercados emergentes me quedó la necesidad de adaptarse constantemente y la flexibilidad que uno debe desarrollar para poder operar allí.   El contexto en el cual uno opera, ya sea la macroeconomía o la propia dinámica de la industria, es muy fluido y uno tiene que estar reaccionando rápidamente a las nuevas circunstancias.

La experiencia en Reino Unido me permitió jugar en la “Premier League” y le puso un “turbo” a mi curva de aprendizaje.  Trabajé y competí con profesionales “world class”,  técnicamente mucho más fuertes que yo….y logré sobrevivir y hasta diría que me fue bastante bien.  Pero en ese primer año allá comprendí en toda su dimensión el significado de la palabra “resilience”.  Empezaba cada día pensando que “me iba a ahogar” y festejaba al final del día el hecho de mantener “la cabeza afuera del agua”.  Aprendí a los golpes, tuve muchísimo apoyo de mis colegas y de alguna manera logré los resultados que se esperaban de mí.  El venir de Argentina me ayudó mucho….estamos muy preparados para pelearla a muerte todos los días.  Estando en Londres viví la crisis global del 2008 con toda la tranquilidad y perspectiva que te da el venir de nuestro bendito país, sintiendo que “esta película ya la viví varias veces”.

•             Con qué frase te identificas y por qué?

“Mejor arrepentirse de las cosas que he hecho que de aquellas que he dejado de hacer”.  Hay demasiadas cosas interesantes para hacer en la vida, tanto en el plano personal como profesional.  Me parece una lástima dejar de hacerlas por temor a que no salgan como uno quiere o espera; de todo se aprende, tanto de lo que sale bien como de lo que no sale como uno planeaba.  Es más, se aprende mucho más de los “fracasos” que de los éxitos.