Foto JNP editada Generar valor en las organizaciones

BASF es una de las organizaciones pioneras en crear la posición de Innovación Corporativa, con el objetivo principal de potenciar la cultura innovadora. Además  del desarrollo de nuevos productos, se entiende por innovación la búsqueda de nuevas aplicaciones,  el desarrollo de modelos de negocios, y el ejercicio de repensar  la forma en la que cada unidad realiza sus tareas habituales. Consultamos a Javier, Gerente del área,  para que nos cuenta sobre los desafíos y la importancia de la innovación en las nuevas organizaciones.

BASF es la mayor empresa química del mundo, con una facturación de 75.000 millones de euros en el 2014 y más 110.000 colaboradores. Este año cumple 150 años desde su fundación. Varios factores explican estos números, pero la innovación, en el sentido amplio de la palabra, es uno de los principales.

Aproximadamente una vez por quinquenio la empresa revisa su estrategia de largo plazo para ajustarla a los nuevos desafíos y oportunidades. Particularmente en Sudamérica, la última revisión se hizo en el 2013 y se confirmó la innovación como uno de los pilares que nos permitirá alcanzar los desafíos propuestos.

A partir de ello se creó la posición de Innovación Corporativa para cada una de las regiones de Sudamérica.

En el caso del Centro de Negocios Sur (Argentina, Bolivia, Paraguay, Uruguay), esta posición fue cubierta a fines del 2014 como una Consultoría de Innovación reportando directamente a la Gerencia de Marketing Estratégico y Desarrollo de Nuevos Negocios, bajo mi responsabilidad. El objetivo del área es potenciar la cultura innovadora de BASF en los cuatro países, entendiendo como innovación no solamente el desarrollo de nuevos productos, sino también la búsqueda de nuevas aplicaciones, el desarrollo de nuevos modelos de negocios e, incluso, el repensar la forma en la que cada unidad realiza sus tareas habituales.

Entre las principales tareas del área se destacan: el seguimiento y reporte del desarrollo de nuevos productos por parte de las unidades de negocio; la capacitación y coordinación de un grupo de colaboradores de diferentes áreas en metodologías de innovación para el desarrollo de proyectos que busquen resolver problemáticas del negocio mediante la innovación, la co-creación con clientes de nuevos proyectos; relacionamiento con instituciones externas en materia de innovación y la comunicación interna de todo lo relacionado a esta materia. El valor agregado del área está en la generación de nuevos negocios a través de un acercamiento a clientes de una manera diferenciada, la coordinación centralizada de todos los proyectos de innovación permitiendo la mejor toma de decisión por parte de la alta dirección, el compartir las mejores prácticas dentro la compañía y la incorporación de las herramientas de innovación más adecuadas.

En mi opinión, el entrepreneurship juega un rol cada vez más importante en las empresas globales. Si bien existe un ADN común dentro de cada compañía, cada región del planeta necesita de una adecuación del modelo de negocio a la realidad local. Ahí es donde entra a jugar el entrepreneurship.

Estoy convencido de que la innovación es la generación de un cambio significativo en la manera en que se hace algo, siempre y cuando ese cambio genere valor. Esta definición es mucho más amplia que el desarrollo de un nuevo producto.

Cualquier persona y organización tiene la posibilidad de innovar en lo que hace. Con esta lógica cualquier empresa, con una escala mínima, justificaría una unidad de innovación transversal.