1shutterstock_8504203 Mucho se ha dicho sobre Linked In, esa fabulosa herramienta on line, tan potente, que podía hasta incluso llegar reemplazar la actividad de los consultores de Executive Search. Luego de varios años de un continuo  e impresionante crecimiento como fuente de reclutamiento  podemos asegurar que su valor es enorme para nuestro metier, sin embargo lejos de amenazar la actividad de los especialistas en búsquedas ejecutivas, la ha hecho aún  más necesaria.

LinkedIn es una base de datos de profesionales que se mantiene continuamente actualizada, que resulta un océano de información el cual más que nunca requiere de un concienzudo trabajo de análisis y discernimiento, para poder aprovecharla. El exceso de información tiende a confundir, por eso es necesaria la figura de un especialista para evaluar el trasfondo de lo que un candidato elige y muestra de su perfil.  Se dice que uno no es tan lindo como aparece en Facebook, ni tan gracioso como aparece en Twitter, ni tan capaz como aparece en Linked In.

El principal desafío de los Headhunters no es encontrar candidatos calificados que reúnan los requisitos formales (y para esto nos ayuda sin duda LinkedIn), sino y sobre todo,  consiste en identificar al mejor candidato para una organización determinada, y ello implica saber leer  las características  y las necesidades latentes, tanto de una empresa que busca una posición clave como la de los posibles ejecutivos, y así poder predecir el match. Se trata del análisis de una realidad compleja , que va más allá del historial laboral, significa una comprensión del mercado, una red de contactos que nutre las referencias,  una evaluación profunda y certera de cada candidato a considerar, y sobre todo un relacionamiento de mucha confianza y profesionalidad tanto con el ejecutivo como con la  compañía cliente .

Compartimos con ustedes un interesante artículo de la Association de Executive Search Consultants que hace referencia al tema.” Haga Clik aquí